Visión

Inútilmente el hombre ha creído que puede restaurar las cosas por sí mismo, el enemigo no ha venido sino a hurtar tu alegría, a matar tus sueños y el propósito que Dios tiene para ti, y a destruir tu vida deteriorándola cada vez más, pero fue el mismo Jesús quién expresó que Él había venido a dar vida y a darla en abundancia, dándonos a entender que su voluntad es que el hombre pueda vivir una vida plena y que Él es el único que puede restaurar las vidas (Juan 10:10).
La visión que Dios nos ha dado es ver a cada persona que ha sido afectada en su vida emocional, moral y posicional, dañada por las drogas, el alcoholismo, la prostitución y la destrucción de los hogares a causa del divorcio y la separación; plenamente restaurada en su vida y la de su familia, así como en su relación con Dios, ya que somos un ministerio que cree en la restauración de toda persona por medio de la redención gloriosa que nuestro Señor Jesucristo obtuvo para nosotros en la cruz por su muerte y resurrección.
Nuestro enfoque de trabajo radica en los hogares, siguiendo el modelo de los apóstoles (Hechos 2:43-47) a través de las células, que son grupos pequeños integrados por personas que se reúnen una vez por semana, con el ánimo de desarrollar su crecimiento integral centrado en la Palabra de Dios (su nombre se debe al método de multiplicación similar al de las células biológicas), y bajo esa fe, los hogares se vuelven la columna vertebral de la iglesia, teniendo cada Domingo cultos de celebración a Dios por los nuevos convertidos.

Nuestros servicios son de exaltación a Jesucristo, a través de la manifestación del Espíritu Santo.